Hormigas voladoras de lluvia

Los enjambres de hormigas voladoras son un fenómeno común del verano después de un fuerte aguacero. Pero ¿De dónde salen? ¿Por qué no las vemos antes? Vamos a buscar la respuesta.

En ocasiones se pueden observar hormigas aladas en grandes cantidades, empujadas por las obreras sin alas, desde una colonia establecida entre las grietas de la acera o en un pequeño montículo. Otras veces, sólo se verán las que tienen alas, revoloteando en gran número alrededor de focos o bombillas.

¿Es otra especie de hormiga?

Para entender esto, necesitaremos algo más de información. Las hormigas son insectos sociales. La colonia se establece a través de los esfuerzos iniciales de una “reina” fértil, una hembra sexualmente madura.

Originalmente alada, después de copular pierde sus alas y los músculos de ellas, que ya no se usarán, y serán una fuente importante de nutrientes para ella durante las primeras etapas del desarrollo de la colonia. Muy pocas hormigas reina van a sobrevivir con éxito este período y podrán establecer una colonia funcional.

No obstante, si la colonia supera esta etapa, puede comenzar a crecer muy rápido. Primero se crían trabajadores sin alas que son incapaces de reproducirse, estas ayudaran a construir y expandir la colonia. Después de algún tiempo, cuando la colonia está bien establecida, comenzarán a colocar esfuerzos y recursos en las formas reproductivas. Estas son las hormigas aladas, algunas hembras fértiles (las futuras reinas potenciales) y la mayoría de los machos.

¿Cuándo salen las hormigas voladoras de lluvia?

Cada tanto tiempo, generalmente después de 3 a 5 días de lluvias prolongadas, las formas reproductivas aladas emergen de la colonia en grandes enjambres. Este comportamiento de enjambre es generalmente sincronizado por otras colonias cercanas, por lo que un gran número de hormigas aladas aparecen en muy poco tiempo.

Buscaran aparearse, a menudo en el transcurso de un único día. Los machos mueren y las hembras se dispersaran para intentar formar su propia colonia.

Un árbol grande, una bombilla, la chimenea de un techo o un faro de algún auto encendido podría servir como un lugar para enjambrar hormigas aladas. Aunque pueden parecer peligrosas, las hormigas voladoras en enjambre no representan ningún daño o riesgo de una mayor infestación de hormigas.

Sin embargo, en casos raros, las hormigas aladas en una estructura pueden indicar que existe una colonia establecida dentro de ella y que necesitan ser tratadas. Las hormigas carpinteras y las hormigas faraonas son dos especies capaces de establecer un nido dentro de un edificio.

¿Quieres verlas en acción? Mira este video resumen: